Pérdida de la voz: afonía

Afonía

La afonía (del griego a-sin; y phonossonido) es el término médico usado para referirse a la pérdida de la voz.

La afonía puede tener varias formas diferentes. Puede tener una pérdida parcial de la voz sonando ronca o bien, si la pérdida es completa, puede sonar como un susurro.

Aunque esta pérdida de voz parece más propia del invierno y del frío, la afonía puede aparecer en cualquier época del año. De hecho, los cambios de temperatura bruscos y el abuso del aire acondicionado son los principales desencadenantes de que nuestra garganta se quede sin voz, aunque a veces también será un abuso vocal el que lo provoque, como por ejemplo cantar y gritar en conciertos o eventos deportivos.

Los síntomas de la afonía pueden incluir:

- Incapacidad para hablar o susurrar.

- Ronquera.

- Espasmo de las cuerdas vocales.

- Dolor de garganta.

- Dificultad para tragar.

 

Cuándo consultar a un médico

- Ronquera que no está mejorando después de dos semanas.

- Pérdida completa de la voz que dura varios días.

- Ganglios linfáticos inflamados y duros.

- Dificultad para tragar.

- Tos con sangre.

- Dolor de garganta severo.

- Pérdida de peso inexplicable.

 

Causas

Por lo general, la afonía es debida a problemas con la laringe. Sin embargo, puede haber otras causas:

- La laringitis causada por una infección viral, bacteriana o micótica.

- Abuso vocal por gritar o hablar demasiado.

- Exposición a agentes irritantes suspendidos en el aire, como el humo o la contaminación.

- Reflujo estomacal.

- Engrosamiento de las cuerdas vocales.

- Nódulos o pólipos en las cuerdas vocales.

- Tensión muscular con disfonía.

- El daño a los nervios que afecta al funcionamiento de la laringe.

- Cáncer de tiroides o de laringe.

- Problemas respiratorios que afectan la capacidad para hablar.

- Los trastornos neurológicos (tales como esclerosis múltiple, Parkinson, esclerosis lateral amiotrófica).

- Condiciones psicológicas (tales como afonía histérica).

 

Factores de riesgo:

- El uso excesivo de la voz.

- Las conductas que abusen de las cuerdas vocales como fumar.

- Someterse a cirugía dentro o alrededor de la laringe.

 

Tratamiento

Cuando las cuerdas vocales se inflaman y se produce una pérdida total o parcial de la voz, podemos recurrir a diversos remedios naturales:

- Infusión de limón con miel y jengibre. Las propiedades de la miel mezcladas con el limón y el jengibre son un buen remedio para el cuidado de nuestra garganta.

- Agua caliente con limón. Las propiedades del limón junto con el alivio que nos proporciona el efecto del agua caliente en la garganta nos ayuda a hacer más llevadera nuestra afonía.

- Gárgaras con romero. El romero también tiene propiedades que ayudan a combatir la afonía. Se pone romero en una taza, se añade agua hirviendo, se tapa y se deja reposar unos minutos. Es recomendable hacer gárgaras con el preparado unas 4 o 5 veces al día.

- El regaliz ayuda a suavizar la garganta. Se puede tomar en infusión o bien, una solución más cómoda, en forma de pastillas.

 

Otros consejos para mejorar tu afonía

- Beber mucha agua.

- Descansar la voz.

- Respirar correctamente.

- Uso de humidificador de vapor frío.

- Evitar tomar alimentos o líquidos demasiado fríos.

- Dejar de fumar y no frecuentar zonas donde haya demasiado humo.

 

 

 

Deja un comentario
En la presente web se utilizan cookies propias y de terceros. La navegación por la web implica la aceptación de su utilización. Si no acepta la utilización de las cookies, le solicitamos abandone esta página web cuanto antes. Para una mayor información, tiene a su disposición en nuestra política de cookies