Diabetes

La diabetes mellitus es una enfermedad metabólica que se caracteriza por niveles elevados de azúcar (glucosa) en sangre.

El aumento de glucemia (glucosa que circula por la sangre) es debido a un defecto en la secreción de insulina y/o en su acción. La insulina es una hormona que fabrica el páncreas y que permite que las células utilicen la glucosa de la sangre como fuente de energía.

Un fallo en la producción de insulina, de la acción de la misma, o de ambas cosas, genera un aumento de los niveles de glucosa en la sangre (hiperglucemia). Si a largo plazo no se controla la hiperglucemia, pueden aparecer alteraciones en diversos órganos, especialmente los ojos, los riñones, los nervios, el corazón y los vasos sanguíneos.

 

¿Es común tener diabetes?

Es una enfermedad que se presenta con cierta frecuencia entre la población general. Los dos principales tipos son la diabetes tipo 1 o juvenil, y la tipo 2 o del adulto.

La de tipo 2 supone aproximadamente el 90% del total de los casos de diabetes y su incidencia está aumentando de manera alarmante en los últimos años debido a los cambios de estilo de vida, cada vez más sedentario y debido al sobrepeso. Se podría considerar la epidemia del siglo XXI. En un estudio realizado en España, se encontró que el 13,8 % de los pacientes mayores de 18 años presentaban diabetes tipo 2, lo que equivale a más de 5 millones de personas.

La diabetes tipo 1, por el contrario, no está relacionada con el estilo de vida. A pesar de ello, su incidencia también está aumentando de forma moderada. Es de origen autoinmune afectando a las células del páncreas que producen la insulina. En general, los pacientes que presentan diabetes tipo 1 deben tratarse con insulina, a diferencia de lo que sucede con los de tipo 2, que pueden tratarse con un estilo de vida saludable y medicación vía oral.

No existe ningún tratamiento que pueda prevenir la diabetes tipo 1. Sin embargo, en la de tipo 2 se puede detectar quiénes están en riesgo y establecer una estrategia preventiva en estas personas.

 

Diabetes tipo 2

En este tipo de diabetes no desaparece la capacidad de producir insulina pero el cuerpo presenta una resistencia a esta hormona. Al principio de la enfermedad, la cantidad de insulina que produce el páncreas es normal o alta pero luego dicha producción disminuye.

Riesgo de diabetes tipo 2
  1. Es importante controlar el peso en personas con diabetes tipo 2 pues el 85% de estos pacientes tienen sobrepeso.
  2. Personas “prediabéticas” se consideran aquellas, que sin llegar a alcanzar los criterios diagnósticos de diabetes presentan valores de glucosa por encima de lo ideal.
  3. También podemos considerar que están en especial riesgo de padecer diabetes, además de las personas obesas y “prediabéticas”:

Familiares de primer grado de personas con diabetes.

- Mujeres que han tenido diabetes gestacional o que han dado a luz bebés de más de 4 Kg.

- Personas con hipertensión o hiperlipemia.

- Mujeres con ovarios poliquísticos.

- Personas sedentarias.

- Personas con enfermedad cardiovascular.

- Personas pertenecientes a etnias de alto riesgo (latinos, afroamericanos...)

 

Estilo de vida y medicamentos para prevenir la diabetes tipo 2 

Todas las personas que presentan factores de riesgo y muy especialmente los "prediabéticos", se deberían someter a algún tipo de actuación para evitar desarrollar la enfermedad.

Modificación del estilo de vida

Se debería establecer el objetivo de conseguir un peso corporal idóneo.

Con respecto a la dieta, hay que limitar el consumo de grasas y que ésta provenga mayoritariamente de la grasa insaturada (aceite de oliva, frutos secos, aguacate). En cuanto a los hidratos de carbono, su fuente principal deberían ser las verduras, hortalizas, legumbres y cereales integrales. Se recomienda al menos 14 gr de fibra por cada 1000 kcal consumidas en la dieta. Y por último, debería limitarse o evitarse el consumo de refrescos azucarados y alcohol.

Se recomienda una actividad física diaria de intensidad moderada hasta alcanzar al menos 150 minutos a la semana. El problema de los programas de actividad física es que es difícil mantenerlos a largo plazo, por lo que es imprescindible llevar a cabo campañas de concienciación sobre lo fundamental que es integrar el deporte en las rutinas cotidianas.

Farmacoterapia en la prevención de la diabetes tipo 2

Se han estudiado una serie de antidiabéticos orales que se dan a pacientes con diabetes y que se podrían administrar también a personas con factores de riesgo de presentar esta enfermedad.

Existen  medicamentos que dificultan y enlentecen la absorción de los hidratos de carbono en el aparato digestivo pero se ha visto que el empleo de los fármacos sensibilizadores son más eficaces.

Los sensibilizadores de la insulina son medicamentos que aumentan la eficacia de la insulina a nivel del hígado (metformina), músculo y tejido graso (glitazonas). Estos fármacos actúan sobre la resistencia a la insulina, situación que presentan la mayoría de personas con diabetes tipo 2 y también está presente en los estadíos que anteceden a la diabetes. Los sensibilizadores tienen la ventaja de que aumentan la eficacia de la insulina que conserva el organismo, evitando que se malgaste.  También ayudan a controlar el peso, especialmente la metformina, lo que no ocurre con otros antidiabéticos orales.

Los pacientes que más se benefician del tratamiento con metformina son los que tienen ya una obesidad importante, con un índice de masa corporal por encima de 35, los menores de 60 años y las mujeres que previamente hayan padecido diabetes gestacional.

 

Decálogo de la salud en la prevención de la diabetes tipo 2

  1. Se puede prevenir si modificamos nuestros hábitos de vida.
  2. Es importante realizar una revisión al menos una vez al año.
  3. Se debe evitar el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad.
  4. Conviene incluir en nuestra vida la saludable "dieta mediterránea".
  5. Practicar una actividad física saludable y regular.
  6. Huir de las "dietas milagro" y de la automedicación.
  7. Evitar el consumo de tabaco y  alcohol.
  8. No se fíe de todo lo que encuentre en los medios de comunicación.
  9. Confíe en los profesionales sanitarios que siempre estarán a su lado.
Deja un comentario
En la presente web se utilizan cookies propias y de terceros. La navegación por la web implica la aceptación de su utilización. Si no acepta la utilización de las cookies, le solicitamos abandone esta página web cuanto antes. Para una mayor información, tiene a su disposición en nuestra política de cookies