La lepra

 

¿Qué es la lepra?

La lepra es una enfermedad infecciosa crónica causada por la bacteria Mycobacterium leprae. Esta bacteria se multiplica muy despacio y por ello el periodo promedio de incubación de la enfermedad es de cinco años. En algunos casos los síntomas pueden aparecer el primer año, pero también pueden tardar hasta 20 años.

Se transmite por pequeñas gotas nasales y orales cuando hay un contacto estrecho y frecuente con enfermos no tratados.

Afecta principalmente a la piel, los nervios periféricos, la mucosa de las vías respiratorias altas y los ojos. Es una enfermedad curable y si se trata en las primeras fases se puede evitar la discapacidad.

Según las cifras oficiales procedentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el mundo hay registrados 216.108 casos de lepra.

 

Signos de la lepra

Un enfermo de lepra es alguien que tiene una o más manchas cutáneas con una pérdida definida de la sensibilidad.

Las manchas que aparecen pueden ser blanquecinas, rojizas o cobrizas; pueden ser aplanadas o elevadas; no pican; usualmente no duelen; pierden la sensación de calor, tacto o dolor; pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

Otros signos de esta enfermedad incluyen nódulos enrojecidos o del color de la piel, o un espesamiento suave, brillante y difuso de la piel sin pérdida de la sensibilidad.

 

El tratamiento

Es una enfermedad descrita ya en la literatura de las civilizaciones de la antigüedad. A lo largo de la historia, los enfermos con lepra se han visto condenados al destierro por considerarse peligrosos por sus comunidades y familias.

El primer avance importante se realizó en la década de 1940 con el desarrollo de la dapsona. La larga duración del tratamiento —de años o a menudo durante toda la vida— dificultaba su cumplimiento. En la década de 1960, M. leprae empezó a presentar resistencia a la dapsona, el único medicamento antileproso conocido por entonces. A principios de esa década se descubrieron la rifampicina y la clofazimina, que posteriormente se añadieron al régimen terapéutico que más tarde se denominó tratamiento multimedicamentoso (TMM).

En 1981, un grupo de estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó el TMM, que consiste en la administración de 2 o 3 fármacos: dapsona y rifampicina para todos los pacientes, a los que se añade clofazimina en caso de enfermedad multibacilar. Esta última combinación elimina el patógeno y cura al paciente.

Desde 1995, la OMS proporciona TMM gratuito a todos los enfermos de lepra del mundo. Inicialmente fue financiado por la Fundación Nippon, y desde el 2000 los laboratorios Novartis se han comprometido a ampliar la donación del tratamiento gratuito hasta 2020.

La eliminación de esta enfermedad como problema de salud pública se logró en todo el mundo en el año 2000. A lo largo de los últimos 20 años se han tratado más de 16 millones de pacientes de lepra con TMM.

  

Estrategia mundial para la lepra

La estrategia para conseguir la eliminación de esta enfermedad como objetivo mundial se basa en tres puntos:

 

1-Fortalecer la implicación del gobierno, la coordinación y la creación de alianzas

  1. Compromiso político y asignación de recursos para los programas contra la lepra.
  2. Contribuir a la cobertura universal de salud.
  3. Fomentar las alianzas con agentes estatales y no estatales.
  4. Facilitar y llevar a cabo investigaciones sobre todos los aspectos de la enfermedad.
  5. Fortalecer los sistemas de vigilancia y de información en salud.

 

2- Detener la enfermedad y evitar sus complicaciones

  1. Reforzar la sensibilización de los pacientes y de la población a la lepra.
  2. Aumentar la detección temprana en las zonas endémicas.
  3. Comenzar el tratamiento y fomentar su cumplimiento.
  4. Mejorar la prevención y el manejo de las discapacidades.
  5. Fortalecer la vigilancia de la resistencia a los antimicrobianos.
  6. Fomentar el mantenimiento de los conocimientos sobre la lepra.
  7. Promover la prevención de la infección y la enfermedad.

  

3- Eliminar la discriminación y promover la inclusión

  1. Fomentar la inclusión en la sociedad y evitar la discriminación y estigmatización.
  2. Habilitar a las personas afectadas por la lepra y fortalecer su capacidad para participar en la atención de la enfermedad.
  3. Vincular a la población para mejorar los servicios de atención de la lepra.
  4. Promover la creación de coaliciones entre las personas afectadas por la lepra y fomentar la integración en otras organizaciones comunitarias.
  5. Fomentar el acceso a los servicios de apoyo social y económico.
  6. Apoyar la rehabilitación de las personas con discapacidades causadas por la lepra.
  7. Obrar en favor de la abolición de las leyes discriminatorias y promover políticas que faciliten la inclusión de las personas afectadas por la lepra.

 

 

Deja un comentario
En la presente web se utilizan cookies propias y de terceros. La navegación por la web implica la aceptación de su utilización. Si no acepta la utilización de las cookies, le solicitamos abandone esta página web cuanto antes. Para una mayor información, tiene a su disposición en nuestra política de cookies